Textos

Prístinos Organismos

La obra de Angella Holguin irradia cualidades propias de las grandes búsquedas del arte: naturalidad, sencillez y oficio. Hermosos y adecuados adjetivos pueden conjurarse para describir su trabajo, aunque poco harían por desvelar la intimidad de su quehacer. El arte como todas las proezas bien ejecutadas nos da la apariencia de simplicidad, de ser una acción inherente a la naturaleza humana, sin embargo, el oficio que ostenta Holguin es herencia del arduo camino del hombre por darle forma al mundo.

Los prístinos organismos que la escultura nos ofrece, esos que parecen crecer por sí mismos, cobran vida a golpe de sudor y fuego en largas jornadas de trabajo donde cada corte y unión parecieran cobrarse del cuerpo de la artista. Cada acabado impoluto es resultado de obsesivas experimentaciones y afanosa alquimia. Las composiciones que parecen colocadas gentilmente por la naturaleza son resultado de la observación, el estudio, y el uso consciente de la retórica de la plástica. Sólo sus manos pueden conjurar estas formas, sólo su cuerpo le da vida a las estructuras. Un acto de creación, tan fino como brutal, hace posible que las imágenes gestadas en un instante de sueño se hagan materia.

Marja Godoy,  EUKARYA por Angella Holguin,
Esculturas por Angella Holguin.
EUKARYA, 2017.